CATÁLOGO  
 
 
  RESEÑAS ANTERIORES  
     
  Las Cosas y sus Nombres: Apostar  
  Jesús Carnerero  
     
     
  Las Cosas y sus Nombres: Promoción  
  Jesús Carnerero  
     
     
  Las Cosas y sus Nombres: Incertidumbre  
  Jesús Carnerero  
     
     
  Las Cosas y sus Nombres: Umami  
  Jesús Carnerero  
     
     
  Las Cosas y sus Nombres: Compaginar  
  Jesús Carnerero  
     
     
  Los Viajeros. 25 años de ciencia ficción mexicana  
  Bernardo Fernández (BEF)  
     
     
  Rebelión en la Granja  
  George Orwell  
     
     
  Más allá del horizonte  
  Purificación Estarli  
     
     
  Los Años Falsos  
  Josefina Vicens  
     
     
  Max, el alemán perfecto que resultó ser un tanto imperfecto.  
  Sarah Cohen-Scali  
     
     
  Las Crónicas de Wildwood  
  Colin Meloy  
     
     
  Memorias de mis putas tristes  
  Gabriel García Márquez  
     
     
  Un grito de amor desde el centro del mundo  
  Kyoichi Katayama  
     
     
  El Psicoanalista  
  John Katzenbatch  
     
     
  Ensayo sobre la Ceguera  
  José Saramago  
     
     
  Tiempos Difíciles  
  Charles Dickens  
     
     
  Del Arte de la Guerra, Empredurismo y otros artilugios  
  Sun Tzu y Keith Smith  
     
     
  Viaje a la Luna  
  Julio Verne  
     
     
  Otros Libertinos  
  Pier Vittorio Tondelli  
     
     
  Sentido y Sensibilidad  
  Jane Austen  
     
 
 
Las Cosas y sus Nombres: Apostar
Jesús Carnerero
 

Enero 2017

APOSTAR: Dicho de una persona: Depositar su confianza o su elección en otra persona o en una idea o iniciativa que entraña cierto riesgo. 

Cerré la puerta sin echar la llave: nada de lo que dejaba tenía demasiado valor. Tampoco me entretuve en mirar alrededor. Confiaba en que recordaría lo esencial cuando pudiese respirar con calma. Y los caminos no se iban a borrar.

Fui hasta el coche y metí la guitarra por la ventana para dejarla en el asiento de atrás, junto al perro, que observaba mis movimientos sin perder detalle mientras me mostraba la lengua. No pude reprimir un gesto de satisfacción, de orgullo, también de cierto consuelo.

Abrí la puerta, subí, me senté y me puse el cinturón. Después miré al anciano. Este me devolvió la mirada para girarse con rapidez, impaciente pero listo para reanudar la marcha, transpirando cansancio pero conservando intactas las pizcas precisas de ilusión: dispuesto a comenzar de nuevo ejerciendo de copiloto.

Cuando arranqué y comencé a alejarme, la casa se deshizo ante mi vista debido a la polvareda, ese pegajoso polvo que siempre cubría las botas e impregnaba la ropa; el que me impedía una y otra vez saldar la deuda de aquella maldita apuesta hecha tantos años atrás.

*Se recomienda leer mientras se escucha Apuesta por el Rock´n´ Roll, versión de Héroes del Silencio.